• El Misterio de Sanidad emplaza a las empresas a destruir desinfectantes que salvaron miles de vidas en pandemia debido a un problema administrativo
  • Quimeltia lamenta la actitud del Ministerio de Sanidad al ignorar las demandas de las pymes químicas
  • La asociación solicita una reunión a la nueva ministra para trasladarle el agravio comparativo que sufren las pymes frente a las multinacionales en muchas de las reglamentaciones que afectan al sector.

El Ministerio de Sanidad, a través de su reciente decisión de no renovar las licencias de producción de desinfectantes, ha generado un profundo descontento en el sector de las pymes químicas. QUIMELTIA, representada por su presidente fundador, Pedro Rodríguez, y su gerente, María Martínez, considera este acto como un «error mayúsculo» que obligará a microempresas y pymes del sector a destruir miles de litros de desinfectantes perfectamente válidos para su uso.

Rodríguez destaca la paradoja de la situación al señalar que estas pymes, que desempeñaron un papel crucial durante la pandemia y momentos críticos de repunte del COVID, ahora se ven desatendidas por el Ministerio de Sanidad. En este sentido, lamenta la falta de reconocimiento hacia aquellas empresas que fueron pioneras en garantizar la disponibilidad de productos esenciales para la salud pública.

El presidente de QUIMELTIA sugiere que el Ministerio podría haber tomado medidas más efectivas, como realizar una petición concreta a las autoridades sanitarias de la UE para reactivar las autorizaciones excepcionales previamente concedidas y no renovadas. Esta autorización habría permitido el uso del stock existente, evitando así un desabastecimiento que podría poner en riesgo la seguridad de los consumidores y la continuidad operativa de las empresas del sector.

En respuesta a esta situación, QUIMELTIA va a volver a solicitar en los próximos días una reunión con la ministra para exponer las consecuencias de la denegación de la autorización y destacar el trato desigual entre las pymes y las grandes multinacionales derivados de la legislación vigente en España. La asociación busca sensibilizar a la ministra sobre las dificultades que enfrentan las pequeñas empresas frente a los requisitos legales impuestos por los lobbies de las multinacionales, respaldados en ocasiones por Bruselas, la AEMPS y el propio Ministerio.

En resumen, QUIMELTIA busca ser un canal directo para transmitir el malestar de las pymes químicas y expresar la necesidad de un trato equitativo, considerando la contribución vital que estas empresas han hecho para mantener la salud pública en tiempos de pandemia y el empleo en cualquier circunstancia.