QUIMELTIA, la asociación de pymes y micro pymes del sector químico y UNIÓ GREMIAL se unen a las enmiendas propuestas al Reglamento Europeo sobre morosidad. El objetivo es reducir los plazos de pago en el sector privado en Europa, beneficiando especialmente a las pymes, que son las más afectadas por este problema.

Quimeltia y Unió Gremial respaldan las enmiendas presentadas por los grupos parlamentarios GPP y ECR a la propuesta de Reglamento de Plazos de Pago de la Comisión Europea. Estas enmiendas se basan en el principio de la «libertad del pacto entre las partes». Sin embargo, la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM) argumenta que esto podría generar plazos más largos de lo previsto por el reglamento.

Entre las enmiendas destacadas se encuentra la posibilidad de extender los plazos de pago a más de 30 días, siempre y cuando esté especificado en el contrato y no sea «manifiestamente injusto» para el acreedor. La PMcM señala la dificultad de esperar que las cláusulas contractuales indiquen explícitamente algo que pueda considerarse manifiestamente injusto, generando una contradicción en los términos.

Además, la PMcM señala que, aunque la modificación excluye la aplicación entre pymes y grandes empresas o la administración, las grandes empresas pueden eludirla mediante contratos a través de compañías interpuestas de menor tamaño. Esto plantea desafíos para los perjudicados, que a menudo no pueden asumir acciones legales. La PMcM destaca que las empresas más grandes, a pesar de contar con manifiestos de «Responsabilidad Social Corporativa», suelen ser las peores pagadoras.

Otras enmiendas presentadas incluyen la eliminación del control de pagos a subcontratistas en la contratación pública, perjudicando a los subcontratistas al demorar el pago de sus facturas sin control ni responsabilidad por parte de las Administraciones Públicas.

Por último, es importante recordar que la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad ha trabajado arduamente para que el nuevo Reglamento sancione a las empresas y administraciones públicas morosas, estableciendo un plazo de pago máximo de 30 días. Este logro, de obligatorio cumplimiento en los países miembros, beneficiará a millones de autónomos y pymes en toda Europa, quienes son los más afectados por la morosidad.

Quimeltia y Unió Gremial expresan su satisfacción por los logros conseguidos por la PMcM y muestra su total adhesión a la plataforma y a COMPYMES por contribuir significativamente a la defensa de los intereses de las pymes y micro pymes y abogan ante la UE porque se asuman las propuestas planteadas por sus representantes.

Para obtener más información

Departamento      de      Comunicación      de      la      agencia      WAY Mariajose.ortells@agenciaway.es o al 600 427 620.